¿Que significa tomar la iniciativa?


No hay que mal entender la iniciativa, esas que tanto piden nuestros hombres.

¿Que pide un hombre cuando nos pide tomar la iniciativa? No hay que ser tan literal como para pensar que se trata de comenzar, dar la señal o la primera caricia. Tampoco se trata de tomar el control, dirigir o decidir qué vamos a hacer en el encuentro sexual. Cualquiera de estas formas erradas de entender la iniciativa puede llevarnos a tensionar el acto sexual.

Mi experiencia como terapeuta me dice que los hombres no quieren directoras de escena, sino más bien quieren vernos “activadas”, “ganosas” y “provocadas” para producir un encuentro íntimo.

La iniciativa sexual parece tener más relación con una capacidad de despliegue, con la habilidad para sentirnos y que nos sientan sensuales y sexuales. Tomar la iniciativa es reconocernos con derecho al placer y al goce, independiente de quién sea el que primero entrega una caricia.

En este sentido no es el acto de “mandar”, o la conducta de “comenzar y dirigir” sino más bien la disposición a sentir, el mostrarse con deseo frente al otro, en definitiva el reconocerse con facultades eróticas.

Por ello ten en cuenta que, cuando tu pareja te está pidiendo que tomes la iniciativa, lo que está tratando de encontrar en ti es:

  • Una mujer protagonista del juego. No es para que le digas TODO lo que tiene que hacer. Recuerda que el juego es de a dos

  • Licencia para explorar. Ve y tócalo, explóralo, hazle sentir que su cuerpo te provoca. Pero cuidado, no confundas esta licencia con una actitud salvaje, brusca o egoísta. Considera SUS necesidades de caricias.

  • Una compañera de “juerga”. Muy probablemente tu compañero desea sentirte su “partner”, alguien capaz de proponer, de pedir, de guiar.

  • Una mujer que se conozca, que sepa qué desea, prefiere o necesita. Pero cuidado, no confundir esto con creerse una “guerrera amazona”

Por último ten en cuenta que para tomar la iniciativa o ser gozadora, no necesitas volverte un hombre. Tu ser mujer contiene todos los elementos para entregarte al placer de seducir. Una mujer que ha logrado integrar la sexualidad como una experiencia de crecimiento, desarrollo y calidad de vida, podrá bailar en “sincronía con su pareja”, podrá buscar su propio placer y el del otro, podrá guiar y ser guiada, en fin, podrá generar sus recursos para ser una “compañera sexual”.

Posts Destacados
Posts Recientes

© 2016 Patricio Jünemann