¿Cómo explorar el sexo oral?

15/07/2014

Desde pequeñas se nos ha enseñado que las mujeres debemos ser  muy pulcras y limpias, siempre aromáticas. Se nos enseña que debemos preocuparnos de nuestra apariencia, mostrar modales suaves y sutiles, parecer atractivas en todo momento y tener buen olor. Es cierto, en las generaciones más jóvenes esto es menos válido que hace 20 años, pero todavía hay muchas mujeres que sienten que deben permanecer limpias y sin transpiración aun cuando realicen actividad física. A la cabeza de esto hay mucho de estigmatización negativa asociada a la "higiene femenina". Estas creencias han creado una barrera al sexo oral para muchas mujeres, ya que sus genitales producen humedad y emiten un olor característico. No es sorprendente entonces que muchas sientan que tienen genitales que huelen sucio cuando en realidad tienen genitales perfectamente normales y sanos.

Si deseas probar la estimulación oral de tus genitales, debes llegar a aceptar primero tus funciones corporales y genitales como hechos normales. Por ejemplo, aceptar que tu vulva y tu vagina requieren estar húmedas y que esa humedad permite que esta zona permanezca limpia. De hecho, la vagina se “lava” a sí misma produciendo un flujo blanquecino transparente de consistencia acuosa a pegajosa que la mantiene libre de bacterias malas, de modo de prevenir infecciones.

Del mismo modo, todas las mujeres producimos un determinado y característico  olor genital, algo así como una “firma química” que se relaciona con nuestro estado reproductivo y sexual vigente en ese momento. En realidad, una vulva "seca" es una vulva enferma, una vulva húmeda con su propio aroma, es una sana.

El sexo oral es para muchas mujeres la forma más placentera de sexo en pareja. Del mismo modo, el sexo oral probablemente resulte en más orgasmos que cualquier otra práctica sexual. Sin embargo muchas no se atreven a practicarlo o dejar que se lo practiquen, ya sea porque temen que su vulva no sea agradable para su compañero o bien porque han tenido experiencias poco satisfactorias en el pasado.

Al respecto y contrariamente a la creencia popular, saber entregar placer sexual a través de esta práctica no es una habilidad natural con que se nace. El sexo oral es una técnica aprendida. Si no te tomas el tiempo para enseñarlo o aprenderlo, nunca disfrutarás de sus beneficios. Cada mujer es diferente, por lo tanto, no importa cuán bueno o malo fue alguien dando placer oral a una mujer en el pasado, aún necesitará reaprender su técnica si se cambia de pareja. Las mujeres no se pueden comparar puesto que nunca son exactamente las mismas en sus gustos. A lo sumo, sólo se pueden dar ideas e indicaciones básicas. Cada mujer individualmente es la única que puede decirle a su pareja lo que le es placentero y funciona mejor.

Por ello, la comunicación es muy importante para un sexo oral placentero, y para el sexo en general. Para muchas mujeres, guiar sexualmente a su pareja, de acuerdo a sus preferencias puede hacerlas sentir incómodas, pues pueden pensar que su pareja se sentirá presionado o bien que lo esperable es que “él sepa cómo hacerlo”. Sin embargo, muchos hombres necesitan y les agrada recibir retroalimentación de lo que están haciendo, de manera de no sentir que su compañera es insensible a los esfuerzos que está haciendo para entregar placer. La guía puede venir en forma de instrucciones verbales, sonidos audibles, gestos con las manos, y movimientos del cuerpo. Por ejemplo, toma la cabeza de tu pareja con tus manos y guía su boca donde tú lo desees. Si deseas que permanezca ahí, envuelve tus piernas a su alrededor y mantén su cuerpo en posición.

Si lo que te frena para practicar esta modalidad de sexo es el temor de no oler apropiadamente, ello puede solucionarse invitando a tu pareja a tomar un baño compartido antes de meterse a la cama. Más allá de ello, es importante mencionar que muchos hombres y mujeres disfrutan de las fragancias genitales, siendo por sí mismo un estímulo provocador. En definitiva, es cuestión de gusto personal.

Frecuentemente algunas parejas encuentran que el recorte o afeitado del vello púbico de la mujer facilita el sexo oral. Hay mujeres que encuentran el sexo oral más placentero y la higiene personal más sencilla cuando están con el vello recortado. Y algunas parejas prefieren todo el vello púbico cubriendo los genitales femeninos. Afeitar y recortar el vello púbico es también una cuestión de elección personal, no un requerimiento para el sexo oral.

Puesto que el sexo oral puede durar mucho tiempo, tu y tu pareja necesitan encontrar una posición cómoda. Tómate un tiempo para encontrar una postura cómoda antes de comenzar a tener sexo. Tu estado de salud, edad, peso, y elasticidad determinarán qué posición es la mejor. Usar una posición antojadiza o fantasiosa no te hace ganar nada si tu pareja se cansa o sus músculos se acalambran o lastiman.

Algunas posiciones para tener en cuenta:

  • Puedes estar  arrodillada sobre la cabeza de tu pareja, bajando tu vulva sobre la boca de él. Puedes quedar mirando la cara o los pies de tu pareja. La posición que funciona mejor dependerá del ángulo de tu vulva. Puedes poner una almohada debajo de la cabeza de tu pareja  para levantarla hasta la altura de tu vulva.

  • Puedes también estar recostada debajo de tu pareja o de rodillas sobre ella, yaciendo la cabeza de uno contra los pies del otro.

  • O bien puedes acostarte sobre la cama con tus piernas en el piso. Tu pareja entonces se pone de rodillas sobre el suelo entre tus piernas abiertas. Pueden ponerse almohadas bajo las rodillas de tu pareja y/o ubicar una almohada debajo de tus caderas para levantarlas hasta el nivel de la boca.

  • Algunas parejas pueden colocarse de costado, lado a lado, con la cabeza contra el pie del otro. Ubicando sus cabezas sobre los muslos del otro.

  • También está la posición tradicional donde tu yaces de espaldas con las piernas abiertas y tu pareja se ubica entre sus muslos.

En fin, cómo prácticas el sexo oral será una elección única entre tu y tu pareja. La sensibilidad de tu vulva y tu clítoris determinará qué tipo de estimulación te gusta y a la cual respondes mejor. Hay mujeres que prefieren un toque suave y lento, otras gustan un toque rápido y firme. Sin embargo hay una pequeña regla: cuando el placer esté en un punto máximo, guía a tu pareja para que pueda mantener el ritmo e intensidad de manera que puedan provocar tu orgasmo.

Please reload

Posts Destacados

Con Derecho al autoerotismo en la madurez.

27/05/2020

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

© 2016 Patricio Jünemann