Las bondades del encuentro sexual.

25/06/2014

 Es claro que un encuentro sexual, cuando es consensuado y compartido, reporta innumerables satisfacciones, tanto emocionales como físicas. Compartir con quién deseamos, entregarnos al placer de acariciar y ser tocado, disfrutar del goce del otro, reír y llorar por sentirnos encantados… en fin, nadie podrá negar que todos estos aspectos nos entregan experiencias y sensaciones que ensalzan la existencia, contribuyendo a nuestra calidad de vida individual y de pareja.

Pero la vida íntima tiene muchos otros beneficios más allá de estos fácilmente reconocibles. Innumerables investigaciones, interesadas en reivindicar el encuentro sexual como elemento de salud,  han comenzado a difundir otras “gracias” del encuentro sexual. Les invito a conocer algunas:

La pasión depositada en un encuentro sexual, puede hacer olvidar cualquier dolor físico. Ello parece relacionarse con la activación de zonas neuronales ligadas al placer que inhiben la activación de aquellas zonas conectadas al displacer o dolor.

La Medicina Tradicional china considera  que el intercambio de secreciones sexuales es de gran importancia para conseguir el equilibrio de las energías Yin y Yang de hombres y mujeres. Desde las filosofías orientales la relación sexual no tiene nada que ver con liberar emociones y botar energías, como en occidente, sino por el contrario, el encuentro intimo es una forma de revitalizar la energía para garantizar el bienestar físico, emocional y mental. La energía sexual requiere ser puesta en marcha para la armonía del espíritu y del cuerpo físico, no debemos omitirla ni permitir que se descontrole. Se trata, como lo dije al principio, de mantener el yin y el yang en equilibrio.

La intensa circulación sanguínea y hormonal tan necesaria por cierto en una actividad sexual, ayudaría también a disminuir los problemas a la piel, mejorando también las condiciones del cabello, como su brillo y sedosidad.

Un encuentro sexual provoca también un excelente trabajo muscular lo cual trae beneficios a nuestro estado físico y a nuestra postura corporal.

El sudor producido por un encuentro sexual limpia también los poros otorgando mayor luminosidad a la piel.

Los movimientos intensos, la provocación corporal, la flexibilidad depositada en cada maniobra sexual puede ser el mejor acondicionamiento físico y además es gratis. Imagine que un pisco sour le aporta casi 300 calorías, una dedicada actividad sexual puede ayudarle a quemar unos 3 pisco sour.

Y otra gracia. En esos días en que estamos tensos, acongojados, depresivos o desamparados, la circulación de endorfinas, que provoca un acto sexual, puede hacer desaparecer cualquier sentimiento de tristeza o soledad. Hacer el amor provocará una agradable sensación de bienestar, compañía y relajo.

El grato sentimiento de sentirse deseado aporta a nuestra autoimagen y propio cariño, cosa muy necesaria cuando el cuerpo ya no es el mismo de la adolescencia.

Mucho amor puede destapar una nariz bloqueada. El sexo es un antihistamínico natural.

Además las noches de pasión mitigan la amenaza de problemas cardiacos. Hacer el amor puede aliviar la artritis, mejora la circulación y aumenta los glóbulos rojos.

Eso si, recuerde que todos estos beneficios, funcionan si y solo si, ud. ha ELEGIDO tener un encuentro sexual y se ha dispuesto de buena forma a pasar un rato agradable, sin ninguna exigencia.

Please reload

Posts Destacados

Con Derecho al autoerotismo en la madurez.

27/05/2020

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

© 2016 Patricio Jünemann