El espacio terapéutico online. Un desafío del 2020 que comienza a generar resultados positivos.

El COVID-19 y su repercusión pandémica durante este año 2020 nos ha obligado a modificar la manera habitual de hacer las cosas en prácticamente todos los ámbitos de la vida. Ya hace unos meses les comenté que había comenzado a atender on line a todos mis pacientes y que ello me enfrentaba probablemente a nuevos desafíos en mi labor terapéutica.

En esos meses, afirme también que existía evidencia empírica desde hace dos décadas sobre el trabajo terapéutico on line. Este ha demostrado (si se cumplen criterios de buena accesibilidad e imagen) que puede ser tan o más eficiente y productivo que el trabajo realizado in situ. Con todo, lo más importante para nuestro trabajo es lograr esa relación interpersonal privada, única, íntima, la cual será, la que nos permitirá compartir elementos significativos y establecer cercanía y empatía emocional.


Durante estos meses, me he asombrado del impacto que ha tenido la develación de esa intimidad concreta. Mis pacientes me han abierto sus casas, sus baños, sus dormitorios y otros muchos espacios privados desde donde han elegido hacer sus sesiones, pues en confinamiento, son lugares donde han encontrado privacidad y calma. Yo por mi parte, como nunca lo pensé, he abierto también mi privacidad, mis pacientes han "estado" en mi espacio personal, aunque este haya sido un lugar adecuado para "recibir" a mis pacientes.


Nuestros espacios íntimos han favorecido la creación de esa intimidad, piedra angular del proceso terapéutico. Es más, para mis pacientes nuevos, con los que no he tenido contacto físico alguno, esa intimidad ha sido lograda, en mi opinión, incluso más rápidamente que si estuviesemos en mi oficina.


Tengo la intuición que para nuestros pacientes, el vernos más humanos, más reales, en nuestra propia casa, en nuestra intimidad, es algo que ha contribuido también a esta relación terapeuta-paciente. y con esto no quiero decir que el setting desaparezca, la relación sigue siendo una relación encuadrada en el objetivo terapéutico, pero me atrevo a decir "mas real e íntima".

Queda mucho aún por descubrir sobre esta modalidad de trabajo. Yo por lo pronto me siento cada día más cómoda en ella y continuaré llevando a cabo trabajos terapéuticos online para todos aquellos pacientes que deseen continuar en él o iniciarlo, una vez que esta pandemia termine.



Posts Destacados
Posts Recientes

© 2016 Patricio Jünemann