Sexo y bienestar desde la Medicina Tradicional China

22/08/2012

 

Me conmueve leer las metáforas que utiliza la tradición milenaria para referirse al encuentro sexual. Una de las explicaciones que me gusta sobremanera es aquella que entrega la Medicina China basada en el equilibrio Yin-Yang.

Según esta mirada, cuando se tienen relaciones sexuales  yin y yang buscan bailar en armonía para producir los efectos buscados. Así por ejemplo, el yin apoya los procesos de intercambio de fluidos, así como el yang otorga la energía para mantener la capacidad respiratoria y muscular para el proceso amatorio. La energía fogosa y caliente del Yang se equilibra con la energía fresca y lenta del yin. El sexo entonces es la armonización del agua y el fuego.

Interesante es también el fundamento clave para lograr esta armonía.  Como opuestos complementarios, en un acto sexual tanto el Yin como el Yang deben ser estimulados y excitados para conseguir la unión perfecta. La relación con orgasmo ayuda a la mujer a nutrir su yin, absorviendo el yang, mientras que el hombre absorbe el yin para tonificar su yang. En términos poéticos “al igual que se necesita el fuego para calentar y hervir el agua, el hombre debe excitar a la mujer con su fuego y energía yang, mientras la mujer, que mantendrá su agua caliente durante un tiempo, permitirá al hombre un mayor goce”

Ahora bien, ello no debe entenderse de forma literal.  La Medicina Tradicional china considera  que el intercambio de secreciones sexuales es de gran importancia para conseguir el equilibrio de las energías Yin y Yang de hombres y mujeres. No obstante hay que entender que tanto hombres como mujeres tenemos yin y yang. Hay mujeres en las cuales predomina el yang y hombres más yin también. Una mujer con predominio yang puede encontrar su equilibrio absorbiendo el yin durante la relación con otra mujer de energía más yin. Del mismo modo, el hombre que tiene más energía yin puede absorber la energía yang de otro hombre.

En suma, desde las filosofías orientales la relación sexual no tiene nada que ver con liberar emociones y botar energías, como en occidente, sino por el contrario, el encuentro intimo es una forma de revitalizar la energía para garantizar el bienestar físico, emocional y mental.

La actividad sexual y el acto amatorio hacen parte de los caminos a través de los cuales vivimos, sentimos y logramos comunicación espiritual con otro. La falta de energía sexual se entiende como ausencia de recursos, mentales, espirituales y sensoriales. La energía sexual requiere ser puesta en marcha para la armonía del espíritu y del cuerpo físico, no debemos omitirla ni permitir que se descontrole. Se trata, como lo dije al principio, de mantener el yin y el yang en equilibrio.

Please reload

Posts Destacados

Con Derecho al autoerotismo en la madurez.

27/05/2020

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

© 2016 Patricio Jünemann